El Instituto Voluntas Dei es un instituto secular fundado en 1958 por el Padre Louis-Marie Parent, o.m.i., en Trois-Rivières, en la provincia de Quebec, en Canadá. Fue reconocido como instituto secular de derecho pontificio en 1987. Sus miembros son sacerdotes, hombres solteros y parejas casadas que tienden a la perfección cristiana por la práctica de la pobreza, de la castidad y de la obediencia, e intentan trabajar al servicio de la Iglesia permaneciendo en su medio de vida y continúan ejerciendo sus ocupaciones y su profesión. No viven en comunidad como los religiosos y religiosas, pero participan en la vida de equipo. Tienden a la santidad personal viviendo el carisma del Instituto y la espiritualidad de los 5-5-5 en medio del mundo como sal, luz y levadura en la masa sobre la base del mensaje evangélico y de la justicia social.

El Padre Carpentier se unió al Instituto un año después de su fundación, en el verano de 1959. Un encuentro con el Padre Parent decidió su suerte. Él ya había hecho dos años de filosofía y trabajaba. Debía comenzar su formación en teología pero el Padre Parent le pidió que retrasara un año su regreso a los estudios, para asegurar la dirección de la casa en la Salette. En septiembre de 1960, entraba, por tanto, en el Seminario St-Paul de Ottawa para sus cuatro años de teología. Fue ordenado sacerdote en Trois-Rivières el 6 de junio de 1964.

El Instituto Voluntas Dei es un instituto secular fundado en 1958 por el Padre Louis-Marie Parent, o.m.i., en Trois-Rivières, en la provincia de Quebec, en Canadá. Fue reconocido como instituto secular de derecho pontificio en 1987. Sus miembros son sacerdotes, hombres solteros y parejas casadas que tienden a la perfección cristiana por la práctica de la pobreza, de la castidad y de la obediencia, e intentan trabajar al servicio de la Iglesia permaneciendo en su medio de vida y continúan ejerciendo sus ocupaciones y su profesión. No viven en comunidad como los religiosos y religiosas, pero participan en la vida de equipo. Tienden a la santidad personal viviendo el carisma del Instituto y la espiritualidad de los 5-5-5 en medio del mundo como sal, luz y levadura en la masa sobre la base del mensaje evangélico y de la justicia social.