Identificarse

Login

Usuario
Password *

 

« ¿No saben ustedes que son un  templo de Dios, y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? » (1 Cor 3,16)

Vie Voluntas ES

Fundamentos

Las fundaciones (en amarillo): La vida de un Voluntas Dei debe reposar sobre algo sólido, duradero. Ella se construye necesariamente sobre la base de una vida cristiana profundamente vivida. Los fundamentos de nuestra vida son, por tanto, los sacramentos de iniciación a la vida cristiana: el bautismo, la eucaristía y la confirmación. Identificándonos respectivamente con el  Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, estos sacramentos son la expresión misma de la Santísima Trinidad. Una vez enraizados profundamente en la vida cristiana, una persona puede ser llamada a consagrar su vida a Dios de una manera más particular. Ella puede, entonces, llevar en ella ese deseo de llegar a ser Voluntas Dei si se adhiere al objetivo del Instituto y quiere hacerlo suyo. Cuando todos estos materiales están en su lugar, tenemos fundaciones bien terminadas sobre las cuales se puede comenzar a construir nuestro templo Voluntas Dei.

Formación

Los muros (en verde): de nuestra vida en el  Voluntas Dei definen nuestro espacio interior. Sobre estos descansará nuestro proyecto apostólico común. Tienen como función permitir lo que podríamos llamar la  "práctica espiritual":  y también nos protegen contra los elementos exteriores para que podamos permanecer serenos y seguros en nuestro caminar siguiendo los pasos de Cristo. Los elementos esenciales de nuestra vida Voluntas están repartidos en tres grupos: 1) los cinco pasos de la incorporación; 2) la espiritualidad del 5-5-5 y los cinco valores esenciales.

El techo (en blanco): una vez construidas  las paredes, uno puede darse cuenta del techo sobre que descansa el techo. Este es el carisma del Instituto que le da su propia identidad a todo el edificio. Es nuestro color específico y  el aspecto de la vida de Cristo que deseamos dar al mundo.

Ahora nuestra construcción está muy avanzada. Todo este trabajo permite la formación de nuestro ser Voluntas Dei. Una vez conseguida la estabilidad, nuestra edificacion descansa sobre cimientos sólidos y podemos entrar profunda y verdaderamente en la consagración secular

Testimonio

El techo (en azul): El cubre nuestra vida cristiana y le da un estilo específico. En este nivel podemos realmente vivir la consagración secular por medio de nuestro compromiso para vivir los consejos evangélicos: pobreza, castidad y obediencia.

El campanario (nuestro logotipo): Nuestra vida es ahora un verdadero templo Voluntas Dei. Estamos listos para dar testimonio de Cristo según el color propio del Instituto. Las campanas llaman, invitan, interpelan a los que están en nuestro camino. Somos una “referencia en el paisaje para que cada uno pueda situarse”. Hemos llegado a ser luz del mundo, en el corazón del mundo.

 

 

 

>>> INITIO